Queridos maestros, profes….docentes…llevo varios días, muchos…dándole vueltas a una idea y a cómo plantearla y llevarla a cabo. Todo surgió a raíz de un hashtag que vi que decía algo así como #mividanoespinterest y me quedé pensando que #misclasesnoeranpinterest. Que subía muchas imágenes a rrss (Instagram, Facebook) que parecían idílicas, de cosas guays, molonas, para que se vea lo que me esmero en mi trabajo y lo bien que lo hago, pero….¿y que había de esos momento no Pinterest?, pues ni rastro! Si vas a mi Facebook o Instagram te darás cuenta que todo es paz y amor, que mis niños son unos benditos (que lo son) y yo otra, que me paso el día con inventos chachirulis y soy la más megaguay del universo, por supuesto, acompañada de mi #claustroig que somos todos guays y molamos mogollón (o casi todos, a ver si ahora la lío).

De repente, un día, me encontré con una publicación de una compañera del claustro de Instagram, y justo se quejaba de esto mismo (creo que era de @lapsicologoteca si no recuerdo mal). Nunca contamos que hemos tenido un mal día; que hemos preparado un material que además hemos compartido por rrss y no ha funcionado; que menuda semana de mierda porque hemos programado y todo se va al garete o peor ¡no nos ha dado tiempo a programar! Que eso pasa…. ¿a que no lo parecía?, que tenías pensado hacer esto, aquello y lo otro y no te ha dado tiempo porque organizaste mal….infinidad de cosas que nos pasan en el cole día a día porque somos humanos.

 

Nos quejamos de que nuestros niños-adolescentes, viven en Instagram y creen que la vida es eso: postureo, ser feliz a todas horas, hacerse mil fotos de lo genial que se lo pasan y conseguir likes, muchos likes. ¿Y que hacemos nosotros? Enseñar al resto de docentes que nuestras clases son de revista (que igual lo son ¡ojo!), que somos mega felices trabajando (que yo lo soy, pero también tengo días que mataría a alguien) y sacamos fotos y videos de lo bien que lo hacen nuestros niños (vaale…esto es porque nos sentimos muy orgullosos de ellos!).

¿No pensáis que al final hacemos lo mismo?

 

Y en este punto de inflexión es donde yo me acordé del día en que una amiga me habló de “El club de las malas madres”, un grupo de madres que querían desmitificar la maternidad y romper el mito de “la madre perfecta”…..y ahí es donde apareció por fin la idea-plagio que tantas vueltas le estaba dando. ¡Necesitaba un CLUB DE LOS MALOS PROFES! Que desmitifique varias cosas:

  • Que nuestras vidas docentes no son tan maravillosas, para lo que os invito a subir a las rrss aquellas cosas que no nos salen tan bien como esperábamos ¿os animáis? Sería estupendo verlo todo bajo el #clubdelosmalosprofes
  • Que somos de esos docentes que queremos un cambio en la educación, que apostamos por ello y que quizá estemos un poco locos, pero ha llegado la hora ¿no? Y qué mejor que demostrárselo a los demás y hacer ver a esos incrédulos compis que tenemos, que otra educación es posible, bajo el #transgresióneducativa porque podemos provocar un cambio, o sabemos y queremos!
  • Que se puede jugar en el cole y aprender, porque solo aquello que se experimenta queda en nuestra memoria, en nuestros recuerdos #transgresióneducativa
  • Que motivar a nuestros alumnos es nuestra tarea y que no es sinónimo de ser payasos ni montar el circo el aula #trasngresióneducativa
  • Que tenemos la obligación, si la obligación, de escuchar a nuestros alumnos y darles voz #trasngresióneducativa
  • Que PT/AL debemos ayudarnos entre nosotros (y al resto del claustro por supuesto!) y facilitarnos la información año tras año y de cole en cole, ¡no es tan complicado!. Convoco al #claustroptyal a compartir ideas, materiales, a obligarnos a nosotros mismos a realizar un correcto traspaso de información y a trabajar de la mano de la ciencia #transgresióneducativa también para PT y AL, es hora de que nuestro trabajo tenga rigor científico.
  • Que dejemos a los niños ser niños, que la #transgresióneducativa empiece por comprender que infantil es la base para sentar muchos conocimientos y que debemos respetar ese aprendizaje. Que si eso no se hace, llegan las dificultades. La revolución empieza ahí. Más conciencia fonológica y menos lectoescritura.

 

Y después de este tostón, me podéis apalear, pero es lo que pienso sinceramente. Mucha gente, mucha, no estará de acuerdo conmigo, los que así sea, por favor, que su contraposición la hagan desde el respeto y con argumentos…el #siempresehahechoasí #yanovale al menos en este blog, no vale. Siempre se ha hecho así y siempre hay tiempo para cambiarlo.

Como siempre…gracias por leerme y…. Bienvenidos al #clubdelosmalosprofes

¡que empiece la #transgresióneducativa!

El Club de los Malos Profes: Transgrediendo la educación

2 thoughts on “El Club de los Malos Profes: Transgrediendo la educación

  • 10/11/2018 a las 13:32
    Enlace permanente

    Por desgracia es más común de lo que debería! por eso tenemos que hacernos más visibles e intentar cambiar eso..como yo digo: yo intento hacer las cosas lo mejor que puedo y por mí que no quede. Seguramente vendrá alguien y me enseñará a hacerlas mejor y yo ¡feliz! pero es fundamental hacer el trabajo ¿cómo es posible que haya ACIs sin hacer? ¿informes que no aparecen? no…esto no funciona así, cobras por un trabajo que tiene que estar bien hecho, la pena es que inspección no pone a más de uno en su sitio.

  • 09/11/2018 a las 18:54
    Enlace permanente

    Pues yo me he encontrado un centro en el que se mira para otro lado. Mejor no dejar nada por escrito para no pillarse las manos. Y eso es desesperante. El año pasado cuando pregunté por qué no estaban hechas las adaptaciones, la contestación: “es que éramos nuevos todos!” “ Es que antes no se hacían tantos papeles” y “para qué lo quieres por escrito???” No me entra en la cabeza esa manera de mirar para otro lado!! Y ya el colmo la contestación de la anterior tutora al preguntarle por un alumno que está en mi tutoría este año: “ahí lo llevas..” Me pone enferma la desidia!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *