¡Hola Planeteros! ¡No sabéis las ganas que tenía de hacer esta entrada! Es una de mis favoritas…. y es que el año pasado hice la mesa de luz. Me encantaba la idea de tener una y trabajar con ella con muchos de mis alumnos. Otro punto más de motivación para ellos.

 

Estuve buscando mucho y la mayoría de la gente hacía unas mesas de luz estupendas, peeeero….yo soy maestra itinerante, voy todo el día con mis materiales a cuestas y el coche cargado así que una mesa no era una opción viable y por eso pensé en una caja de vino.

 

Encontrar una caja de vino, así de gratis, no creáis que es tarea fácil. ¡Pero para eso trabajo en la Ribera del Duero! mandé un whatsapp al grupo del cole preguntando si algún compañero me podía conseguir una y la verdad que a Belén le faltó tiempo para escribirme y en unos días tenía una caja de vino estupenda.

Quité lo que tenía por dentro, la lijé bien, le hice un agujero con el taladro por un lateral, le di una capa de imprimación, volví a lijar, la pinté de blanco y le di otra lijadita y de paso un poco de barniz incoloro para protegerla.

 

Investigando encontré en aliexpress unas luces LED con mando a distancia, modelo RGB 5050, que me vendrían perfectas. Por 9€ tendría unas luces para la caja.

 

¿Y de donde sacaba el metacrilato? Me fui a Macoglass en Valladolid, llevé mi caja y pedí un metacrilato Blanco Opal a medida para mi caja. De aquella el metacrilato me costó 4€ y además encajaba a la perfección por los rieles de la caja para poderlo meter y sacar con facilidad y así tener acceso a las luces si éstas se estropeaban.

 

Las luces traían adhesivo por un lado, así que sólo tuve que pegarlas con un poco de paciencia. El transformador venía por un lado y las luces por otro, y me vino genial para conectar todo por el agujerito de la caja y que además no se moviese nada.

Y hecho todo eso…..¡a probar la caja! Fue y sigue siendo todo un éxito. Compré unos materiales en Tiger: vasitos translúcidos de colores, rotuladores de soplo, pajitas fosforitas, dados translúcidos fosforitos…. y luego fuí creando material.

 

Formas básicas de colores que corté con mi querida Cameo y es que para estas cosas me hace la vida muy fácil.

Y cuentos….me fui a la biblioteca y fui cogiendo cuentos que me gustaban y que me ayudaban a trabajar algo específico. Iba a decir que lo escaneaba, pero es mentira porque no tengo escáner, así que les iba sacando fotos, los pasaba a Word, recortaba lo que me interesaba y los llevaba a una copistería a imprimir en transparencias. Los recorté y los plastifiqué porque el color con el uso se va. ¡Y esos cuentos me vienen genial!

Vosotros ¿tenéis caja de luz? ¿os parece un recurso interesante?

Me habéis pedido por instagram el cuento de la oruga glotona, sólo tengo las imágenes que mandé imprimir en acetato, aquí os las dejo en pdf para que las podáis descargar y llevar a imprimir, tened cuidado porque no están ordenadas según va el cuento. ¡Espero que os sirva!

 

¡Y se hizo la luz! La caja de luz itinerante
Etiquetado en:            

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *